Pin It

El Tirantes

Notablemente emocionado, el internacional referee xalapeño Reyes Landa Cruz “El Tirantes” expresó su sentir tras recibir el homenaje que LG Promociones, a través de su director Guillermo Martínez Nadales, entregó durante la función “Chairos Vs Xalapa”.


No hubo mejor escenario que su casa, la Arena Xalapa, para la realización de este protocolo recordando que él revolucionó la lucha libre desde el punto de vista del juez en el rombo de batalla.


Odiado, criticado y también amado. “El Tirantes” no ha pasado desapercibido en el arte del catch, regularmente cargado a favor del bando rudo.


“Es algo muy bonito cuando una empresa, un promotor, una marca te ofrecen un reconocimiento, pero siempre he sentido, a mis 42 años dentro de la lucha libre y 24 en las grandes ligas, que cuando empiezan los homenajes es el preámbulo a la puerta de salida, del adiós, a la muerte”, señaló conmovido.


Oriundo de Xalapa y promotor de talento en diferentes municipios veracruzanos, Reyes Landa confesó que ha rechazado en varias ocasiones este tipo de tributos en vida.


“De repente, un hombre, al que yo no conocía, se me acerca e inmediatamente rechacé, pero algo llamó poderosamente mi atención y que me hizo decidirme por sí es que me dijo ‘yo era su aficionado, siempre fui a la arena cuando usted la llenaba’”, narró.


Este individuo era Guillermo Martínez cuando se acercó al referee al platicarle el plan para la función y rendirle un homenaje en su propia tierra.


“Y eso es demasiado importante para quien logra entenderlo, porque pude recibir mi primer homenaje en la arena más grande, más importante, ante 50 mil, 10 mil o 20 mil personas.


“Yo quería trabajar una segunda o tercera lucha en la arena de donde salí, en donde nadie creía en mí, hoy me siento muy contento, gracias a mi Señor y a mi Dios agradeciendo”, declaró.


Finalmente, aseguró sentirse todavía para seguir trabajando sobre los encordados, como lo ha hecho por más de cuatro décadas.


“Y quiero vivir 100 años más, y arrancar la mentada de madre, el aplauso, la admiración, el desprecio, ése es el sinónimo de ‘El Tirantes’.


“El más odiado, el más querido, el más repudiado, el que su madre es más recordada en todo el mundo, pero el que más ha sido imitado, no me quiero ir, voy a vivir si Dios me permite seguir comunicándome con la gente”, sentenció.