Pin It

corrupcion

Boca del Río, Ver.- No cabe duda que la todavía directora del Instituto Veracruzano del Deporte María de los Ángeles Ortiz Hernández, a poco tiempo de su marginación del cargo, sigue igual que cuando empezó, haciendo de las suyas; destrozando al deporte de Veracruz y llenándose los bolsillos.


Mientras a niños y jóvenes se les descuidó por ésta señora, debiendo procurarse atender en cuanto se refiere a su gusto por la práctica de alguna disciplina deportiva, como factor de integración a la sociedad y sobre todo buscando que los gobernados de Veracruz tuvieran los beneficios de que trata la Constitución, respecto a su derecho al deporte, Ortiz Hernández se empecinó desde el inicio de su gestión en que precisamente los veracruzanos y aún los venidos de otros lados, le produjeran ingresos económicos.


Por mencionar ejemplos recientes, ya se vio en el pasado torneo nacional de natación, en donde cada participante tuvo que cubrir por cada prueba, alrededor de los 90 pesos; hubo atletas que participaron hasta en 5 pruebas por lo que no es fácil imaginar el negocito que la señora hizo, junto al presidente de la Federación Mexicana de Natación, con quien seguramente dividió ingresos. Esto, aparte de que desde luego en las facturas del instituto a su cargo, parezca que se cubrieron gastos del evento.


Por cierto pronto seguramente a través del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información, varios particulares solicitarán información sobre el destino de fondos presupuestados para un rubro, etiquetados, pero destinados a terceros que en algunos casos son desconocidos, beneficiados por ser amigotes o amigotas de la tabasqueña; los famosos POAS que cada asociación deportiva presentó año con año, la señora los usó para justificar el presupuesto y el destino de los dineros.


Pero de eso, ya oportunamente se escribirá.


 Pero regresando con el tema de el nacional de natación debemos decir que, la renta de los espacios para la venta de artículos deportivos, fue otro motivo para ingresarse lana, máxime que quienes contrataron el espacio, no recibieron comprobante alguno, ni si quiera pudiera pensarse en que se diera algún recibo, pues la idea era y es no dejar huella.


Pero Ortiz Hernández si dejó ya una huella, pues con facilidad lo hemos sostenido, la suya, ha sido la peor administración que el llamado IVD, haya tenido desde su nacimiento, pese a que muchos directores que la antecedieron fueron cuestionados en el balance lo que se les reclamó fueron infantiladas ante los atropellos que personal del instituto, deportistas, entrenadores y directivos, recibieron bajo el mando de la tabasqueña.


Por sabido, ya ni se toca, pero en un concentrado hay que recordar la presencia de parientes y afines cobrando en el Instituto en mención, muchas veces sin merecerlo y otras sin presentarse a trabajar, costumbre que ejemplificó la propia Ángeles, famosa por parecerse a dios pues nadie la puede ver.


En cambio, la protección a determinados empleados, a los que por mucho tiempo les brindó todo tipo de canonjías como fue el caso de un tal Noslen, fue el sello característico de su actuación, ni qué decir también de sus familiares y secretarias a fines a sus manejos.


Pero la historia no termina allí, pues también se extiende al asunto de las becas, así como a casos trascendentes como fue el abandono de deportistas a su suerte, después de una competencia en sitio lejano, donde fueron abandonados sin transporte para regresar a Veracruz, suerte por gente del tristemente célebre IVD.


Ya lo de las becas, el apoyo a plantillas para acudir a pasear al extranjero como fue el supuesto caso de un grupo femenil que anduvo pregonando acudió a un mundial en Bulgaria, al parecer de futbol, cuando prácticamente y hay evidencia de ello, del mundial no tenía nada porque en todo caso era un simple evento de invitación, sin mayor trascendencia; pero el viajecito de las futbolistas veracruzanas fue magnificado, sin merecerlo.


Pero como decíamos antes, a unas semanas de que la señora se vaya, aún sigue haciendo de las suyas: recordamos que los Juegos Populares no son responsabilidad de las federaciones correspondientes, si no debían desarrollarse, por el propio instituto con la asesoría técnica de la asociación rectora del deporte correspondiente y no otra diferente.


Sin embargo, debe decirse que en los Juegos Populares, aquí las artes marciales, tradicionalmente han respondido con éxito, pero forjados y auspiciados económicamente en el seno de la estructura que en forma particular manejan los responsables técnicos de ese deporte en Veracruz, que por supuesto no pertenecen al instituto de la tabasqueña.


Las medallas que año con año cosechan para Veracruz, son el reflejo del esfuerzo de las familias y de ellos mismos, es decir, los practicantes al menos eso es lo que en ese medio se afirma y se confirma.


Dentro de esos mismos juegos populares para variar Ortiz Hernández y sus corifeos, son fieles también a la tradición del fracaso, tras fracaso, como fue el caso del futbol. Simplemente la señora se lo encomendó a los recaudadores de ingresos que en poco tiempo han confirmado su fama de ratas, aunque siempre han presumido que los malos son otros, pero el tiempo sigue siendo la mejor balanza.


Cuando pensamos que la maléfica Ángeles Ortiz había cerrado su mala actuación con los Juegos Populares, aquí les va otra, ahora del juego de doña blanca:


En la capital del Estado, Ángeles Ortiz, tiene como su representante a un tal José Antonio Pérez Cabrera, quien curiosamente es el Presidente de la Asociación de Béisbol en nuestra entidad, pero que al igual que Ángeles, parece poco les importó el apoyar a una plantilla surgida de la liga Beto Ávila del Puerto de Veracruz, publicadas este día en Al Calor Político.


Al respecto transcribimos parte de la declaración del manager de la plantilla de béisbol infantil que debe acudir a un evento nacional en Monterrey, que por supuesto aseguran recibió respuesta negativa respecto a apoyo solicitado para viajar de María de los Ángeles Ortiz Hernández.


“…………“Algunos se han dado cuenta que han tenido que ir a botear en las avenidas, en los cruceros, algunas rifas, algunas ventas, pero finalmente el periodo fue muy corto y no te da tiempo juntar esas cantidades (….), estamos haciendo un estimado para ir los niños los nueve días que son, son 120 mil pesos y yo creo que ha de llevar un poco arriba del 10 por ciento”, expresó Alberto Amador Avilés, manager del equipo.


Son 17 niños que tienen la ilusión de viajar y poner en alto el nombre de Veracruz a nivel nacional, tradicionalmente cuna de excelentes peloteros desde categorías infantiles.


Infantes pertenecientes a la Liga “Beto Ávila” que viajan diariamente desde sus comunidades como Santa Rita o de Municipios como Cardel y Jamapa; además de dos refuerzos que vienen de Córdoba y Acayucan, son los que esperan lograr su sueño de participar en un encuentro nacional de béisbol.


“Los niños se van el jueves, así que si algún patrocinador nos quiera hacer llegar recurso, pues es de inmediato (…), iniciativa privada, autoridades estatales, municipales, la verdad pues vamos representando al Estado de Veracruz”, remató el dirigente de la novena veracruzana, quien pidió a quien quiera apoyarlos a comunicarse al numero22981176525……..”


Muchos nombres se especulan para suceder a esta persona, María de los Ángeles Ortiz Hernández, quien de sentirse prácticamente en la silla principal de la CONADE, podría correr el riesgo de no tener un cargo en el deporte oficial, perdón un sueldo porque el concepto de trabajo esta señora seguramente lo desconoce: nombres como los de Israel Benítez, Yanga Melgarejo y hasta uno que otro despistado, quieren ser el titulares del deporte de Veracruz.


Esperemos que aquí se tome una adecuada decisión en beneficio de la sociedad veracruzana, porque ya basta de triquiñuelas, raterías, así como la mala administración en general de los recursos del deporte en la entidad.


Se dice que entre los aspirantes, hay personajes que en su propio municipio los desconocen porque aparte de no visitar colonias y congregaciones a su cargo tampoco brindan apoyo alguno, cuando menos moral a los vecinos y menos aún a los deportistas.


Pero en fin poco tiempo queda, para que el cambio se dé también aquí, en el deporte de Veracruz aunque esperemos AMLO no decida de último momento apoyar a su nefasta paisana y la señora Ortiz Hernández siga haciendo de las suyas en nuestra querida entidad. Por cierto, entre los que andan queriendo el puesto, hay uno que aparte ser un camaleón por aquello de cambiar color como de ropa, es un tipo incrustado en la nómina de la dirección general de educación física, más conocido por el sobre nombre de Judas .


Buzo Cuitláhuac, con los recaudadores incrustados también en nominas municipales que quieren cambiar de puesto aprovechando el río revuelto.