Con la complicidad de la SEV y Enrique Pérez, Ángeles Ortiz Hernández, sigue al frente del IVD, destrozando el deporte de Veracruz
Con la complicidad de la SEV y Enrique Pérez, Ángeles Ortiz Hernández, sigue al frente del IVD, destrozando el deporte de Veracruz

En diciembre de 2016, los veracruzanos asumieron con optimismo la llegada de una nueva administración gubernamental, en donde se pensaba que con poco que se hiciera se iba a hacer mucho.


A más de un año, en algunos sectores se dice que estábamos mejor, cuando estábamos peor en franca referencia a los milagros del gordito extraditado de Guatemala.


Sin embargo, esta percepción, tiene diversos motivos, destacando entre ellos, el juicio de la historia que ya tiene, al menos en el deporte, ubicada a María de los Ángeles Ortiz Hernández, como la peor que alguna vez haya encabezado a ese Instituto.


La señora Ortiz Hernández, ahora se sabe, es la muestra evidente no solo de una negociación más en lo oscurito entre el PRI-PAN, sino que realmente en su momento pudo haber alcanzado la máxima silla de la CONADE, en el supuesto de que algunos resultados político electorales, se hubieran dado.


Margarita Zavala de Calderón en su momento la impulsó, a través de Enrique Peña Nieto, con quien su marido mantuvo y mantiene una relación de intereses políticos; ahora bien, quien finalmente instruye su ubicación al frente del IVD, fue precisamente el presidente de la república, en uno más de sus errores y que Ángeles Ortiz, tomó como parte de su preparación pero no para una competencia deportiva, sino rumbo a la jefatura de la Comisión Nacional del Deporte, según las promesas que le fueron hechas o al menos eso presumía.


Así se explica que la señora Ortiz hubiera colocado a gente ligada a priistas dentro de la nómina y a otros que estando fuera de la misma, han sido sin embargo beneficiados con compras sin licitación, a través de sus promotoras.


Obviamente en esos movimientos, la señora Ortiz Hernández, que no tiene llenadero, lleva mano.


La presencia de numerosos cubanos en las actividades del IVD, tiene dos explicaciones, la primera que se apoyó en las indicaciones de Artemio Valero para según ellos reconstruir el deporte de Veracruz y la segunda que precisamente es un cubano quien terminó manejando sus sentimientos y sus actividades en el propio Instituto, el tipo es conocido en el ambiente como “El Matador”.


Inexperta, por no llamarla ignorante, en todo aquello que se refiere a la administración deportiva, sí, en cambio resulto toda un cerebro para el manejo de los dineros, aunque terminó siendo víctima de algunos vivales, ahijados de Fidel Herrera Beltrán quienes junto con los cubanos se han aprovechado a las mil maravillas de la ambición pero también de la ignorancia de la directora del IVD de origen tabasqueño que los veracruzanos no se explican por qué esta allí, existiendo tanto jarocho con capacidad profesional para dirigir con facilidad al IVD.

 

La directora del IVD, logró reunir a uno de los principales socios de Fidel Herrera Beltrán con el Gobernador Yunes Linares. La gráfica es la muestra de ello.
La directora del IVD, logró reunir a uno de los principales socios de Fidel Herrera Beltrán con el Gobernador Yunes Linares. La gráfica es la muestra de ello.

 

Esa entrega a la corriente de Fidel Herrera, le ha traído la obligación de obtener, incluso, facturas irregulares producto de la inflación, desvío de dinero para beneficiar a quienes la llenan de lisonjas y halagos varios, mientras que a los verdaderos deportistas no solo se les niegan recursos sino que se les trata con desprecio.


Ortiz Hernández, acostumbra no recibir a dirigentes o deportistas que no son afines; con uno y mil pretextos, como son el hecho de que para verla deben pedir audiencia a través de una persona que funge como su secretaria de nombre Jenny y que ha sido prestigiada de la vida loca, se la hace cansada a los gobernados, de los que vive porque es con los impuestos que paga la ciudadanía, con la que le cubren el sueldo y el presupuesto que maneja y dilapida a su antojo.


Apoya económicamente a eventos que teniendo un nombre comercial, por ser patrocinado, están cubiertos en su totalidad por las marcas, como ocurrió recientemente con un torneo financiado por un banco, pero Ortiz Hernández con el negocio de las facturas utiliza lo que esta etiquetado para diversas asociaciones deportivas en su provecho.


La referida directora la peor de la historia como ya se dijo, en realidad parece ser inamovible y pese a sus muchos yerros y manejos turbios, contrariando la política del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha señalado en diversas ocasiones que su gobierno es limpio y honesto, pero la mancha tiene nombre y apellido y usted lo conoce, Ortiz Hernández Ángeles.


Hace poco circularon rumores respecto a la intervención del Secretario de Educación de Veracruz, que encabeza Enrique Pérez, respecto al llamado a cuentas de la señora Ortiz Hernández, pero al parecer recibió la instrucción dicho secretario de parar todo, porque la señora es intocable por la bendición de Enrique Peña Nieto y el apoyo del propio Fidel Herrera Beltrán.


El deporte de Veracruz sin embargo, al igual que sus miembros seguirá pagando el pato por el desatino en la designación de esta persona, en el cargo en mención.


Quienes piensan que una solución sería designar a Lorenzo Acosta Amaya, por aquello de la relación que tiene con el titular del ejecutivo, provocan la duda en quienes saben que el veterano profesor de educación física maneja como parte de su filosofía conceptos de hace treinta o cuarenta años, a lo que habría de agregar que no es lo mismo el deporte que la educación física.


Los atropellos de la señora en detrimento de familias veracruzanas, para colocar a su cuñado y a otras personas con las que guarda una relación que se sabe van más allá de lo profesional y laboral, han sido la constante en su actuar.


La salida de gente valiosa del IVD como la dinámica periodista Rocío Gotto, son ejemplos claros de sus torpezas.


Al respecto nos ilustra claramente la columna de la periodista Sandra Segura, publicada recientemente en Notiver de Alfonso Salces.

 

 

Finalmente, al parecer de las personas que aquí fueron mencionadas, me refiero a la columna de Sandra, como despedidas ante la amenaza de una acción judicial la señora Ángeles Ortiz Hernández, en el caso de Alicia Mendoza, al parecer dio marcha atrás y reinstalo a la veterana secretaria.


La administración de Miguel Ángel Yunes Linares aún está a tiempo de, ahora sí, enmendar la plana y colocar en el IVD a una persona idónea que atienda a la comunidad veracruzana y no a quien ha privilegiado los intereses de personajes oscuros que con su conducta provocaron la aparición del frente azul en el gobierno de Veracruz y que sin embargo, parecen seguir dominando con casos, como el de la peor directora en la historia del IVD.