tiburonas

El haber pertenecido a Tiburonas Rojas simplemente me formó como deportista, tengo muy buenos recuerdos de mi paso por esta organización, señala la campeona nacional universitaria de futbol rápido, Amayrani Alonso, Título logrado enfundada en la playera de las Tigresas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Institución Educativa que tanto en esta disciplina como en el soccer, ha tenido y tiene varias jugadoras surgidas en las escualas.


Uno de los orgullos deportivos de San Marcos, Municipio de Xico, se prepara para su siguiente faceta, como administradora deportiva en la propia universidad regiomontana y encaminada a una maestría, no puede sustraerse a las raíces que la proyectaron a los primero planos nacionales, tanto del futbol convencional como del futbol rápido, donde alguna vez a propuesta de la asociación respectiva, fuera considerada como la mejor de esta disciplina en nuestra entidad y premiada por el gobierno de Veracruz.


De visita en la capital del Estado, se acercó a la sede de la organización escuala, donde revivió pasajes desde la etapa en que llego para entrenar prácticamente siendo una niña, donde se inició, al lado de su prima Fernanda Vega, quien la acompaño en esta ocasión también, una de las más apegadas también a los orígenes de esta agrupación social, cultural y deportiva.


Cuando se le pregunta cuál fue su mejor recuerdo en su estancia con las Tiburonas, señala, sin dudar que los viajes que por diferentes puntos del estado y del país a ella le toco realizar y la integración de amistad y compañerismo que privaba en el plantel, donde lo que más se rechazaba eran los fracasos.


Hubo excelentes plantillas, donde siempre lo que se buscaba era el triunfo y no importaba el sacrificio en cuanto a las incomodidades de viaje, alimentación y hasta las lesiones que en ocasiones, como en toda disciplina de riesgo, se daban, abunda.


Nos muestra uno de sus dedos, el cual ya no recupero el movimiento normal ni tampoco la figura, y rememora que eso fue producto de una fractura generada en una cancha en San Andrés Tuxtla, donde alguna vez las entonces Tiburoncitas se presentaron; a los pocos días de ese incidente teníamos intervención en una olimpiada nacional y me tuve que quitar la férula para que me dejaran jugar, sigue diciendo, pues algunos árbitros como en todos lados, desconocen aspectos de protección de los deportistas, pero aun así, en plena recuperación defendí los colores de mi estado.


Ahora las preguntas las realizo ella, cuando inquiere a la directiva acerca del busito, el mini transporte escolar en donde los equipos de las diversas categorías de las Tiburonas Rojas recorrieron gran parte del país y se le responde, que aún existe pero está en proceso de reparación. Recuerda Amayrani que ahí dormíamos sentadas, casi siempre llegábamos a la cancha sobre el tiempo y ese vehículo era nuestro vestidor, dormitorio y hasta sitio de alimentación, pero nunca decaímos y siempre fue un orgullo estar en las Tiburonas, espero que quienes ahora formen parte de sus filas, en las diferentes categorías, entiendan la importancia de ser parte de esta organización.


Amayrani no olvida que el próximo 2 de noviembre, las que nacieron Tiburoncitas estarán cumpliendo 15 años, agrego que aunque regresa a Monterrey para seguir defendiendo los colores de la Universidad de Nuevo León, estará aquí para la celebración de los quince años de las hoy Tiburonas, a cuyos actuales planteles que trabajan tanto en la capital del estado, en San Andrés Tuxtla y en Boca del Rio, les envió un cordial saludo y les recordó simplemente que el ser Tiburona Roja es un Orgullo que se debe defender siempre con todo.


Con la selección de la Universidad Autónoma de Nuevo León, acudirá a dos torneos nacionales de futbol rápido que a nivel universitario en octubre tienen como sede Guadalajara (U de G) y Pachuca (categoría libre), que organiza la Federación Mexicana de Futbol 7 y Futbol Rápido que encabeza el licenciado José Alfredo Maccise Saade.